user warning: INSERT command denied to user 'dbo347365116'@'212.227.114.76' for table 'captcha_sessions' query: INSERT into captcha_sessions (uid, sid, ip_address, timestamp, form_id, solution, status, attempts) VALUES (0, '66a599591e1042bbe1b12a1fd9ebb918', '54.81.105.205', 1529747419, 'comment_form', 'undefined', 0, 0) in /homepages/43/d300527302/htdocs/sites/all/modules/captcha/captcha.inc on line 92.

El año del logro

 

Todo empezó justo el día 1 de enero. Como empieza a ser tradición en mi vida, invertí unas horas en buscar mi palabra del año y finalmente elegí “logro”. La del año anterior, “confía” me sirvió para navegar un 2016 agridulce, complejo y de transición. Vendí la casa en la que había vivido 28 años de mi vida, ¡una eternidad!. Me deshice de más del 70% de mis propiedades. Encontré el amor y sentí que esa parte tan importante de mi vida por fin se completaba. Por primera vez en muchos años me sentí vulnerable. Me rompí un pie y estuve 4 meses de “baja de autónomo” comiéndome literalmente los ahorros. Tuve que renunciar a mi primer papel protagonista en Microteatro (¡gracias Alberto García!) porque era incapaz de moverme sin muletas y solo pensar en bajar las escaleras de Loreto y Chicote me daba escalofríos de miedo e impotencia. Mucho tiempo para pensar. Muchos días en los que la vida transcurría muy despacio. Sólo quería recuperar la movilidad y que no me quedase ninguna secuela. Fui religiosamente a todas las sesiones de rehabilitación. Me hice amiga de gente que estaba en la misma situación que yo. Los días pasaron largos. José, el veterinario de animales salvajes que era un compañero de piso en aquel momento, me llevaba muchos días al hospital y me iba a buscar. Alicia me hacía compañía. Mi chico me ayudaba a bañarme y cocinaba para mi. Me sentí cuidada y mimada pero la pérdida de independencia me hizo plantearme que quizás existían maneras más simples de ganarse la vida sin sacrificar lo que para mi es innegociable, sentir que lo que hago tiene sentido para el mundo y contribuye a mi felicidad y a la de mi entorno. 

Porque me importa mucho la felicidad en el trabajo. Descubrí que no es un mito. Que se puede y debe ser feliz trabajando. Y también que cualquier actividad, con tal de que se haga desde el lugar correcto puede conducir a un estado de plenitud. Empecé a pensar en un concepto recurrente: “quiero crear un contenedor de bienestar”…¿en qué se podía materializar? Quizás lo más parecido que había vivido  a ese concepto es Dcollab, el coworking en el que había trabajadon en los últimos años. ¿Qué le hace especial a un coworking? Los espacios abiertos, la proliferación de freelances o pequeñísimas empresas, la ausencia de jerarquías y tensiones, el hecho de sentirte mimado y rodeado de talento, la sensación de que tienes el poder para atreverte con proyectos nuevos y para abordar las relaciones humanas en el trabajo desde otro lado. 

Decidí hace unos años que mi mundo era el de los emprendedores, aquel donde nacen las ideas frescas, innovadoras, las cuestionadoras, las que no pueden sino mejorar el status quo. Me fascinaba ese momento en el que el emprendedor está enamorado de su idea, mucho antes de que sea grande o escalable o de que le importe al inversor. Esa idea que mejorará el mundo con una innovación grande o pequeña, parte de una introspección, porque sólo innovamos como somos, desde el lugar que a nosotros nos importa. Y así, en esas largas horas de mirarme el ombligo descubrí que lo que a mi me importa en el ámbito laboral tiene que ver con tres cosas: con una manera reflexiva y pausada de hacer el trabajo para que las ideas puedan nacer y pulirse, con un estilo de vida que potencie pequeñas dosis constantes de microfelicidad y con potenciar las habilidades y la autoconfianza de los que están cerca de mi. Slow, hygge y prozac son las tres palabras que son el punto de partida de mi nuevo emprendimiento. Tendría que ser un coworking que tuviera esa actitud. Dcollab, siempre sexy, siempre especial, acababa de inaugurar la actividad Elevator Tea y tuve la primera oportunidad de presentar quién soy y cómo soy a partir de esta reflexión, empezando por asumir que soy una late bloomer, que tardé mucho tiempo en madurar y que quizás por eso todavía me quede una dosis de ilusión para hacer realidad mis sueños.

Una de las cosas que ha cambiado mi vida este año ha sido un pequeño capricho: mi amado Passion Planner. Si ojeo el año entero, veo que he sido incapaz de rellenar todas las casillas que ponía: foco del mes, foco de la semana, foco del día. Sin embargo pocas semanas han pasado sin que rellenara el Espacio de posibilidad infinita.

Y es precisamente la exploración de una posibilidad lo que más me mueve, aunque me cueste tanto saber expresar en qué pongo el foco.

¿Qué he hecho en 2017?

Mudarme de casa…y vender la antigua. Tirar el 70% de mi pasado. Construir un nuevo hogar a partir de lo más bonito del antiguo para un presente maduro y feliz. 2017 fue también mi último año en Dcollab. De este año me queda la buena energía de la maravillosa sala que da a los jardines de la SGAE. Y mi “familia” a la que querré siempre.

Aprendí que a veces hay que dejar deslizarse pendiente abajo por la montaña y no escalar el Everest todo el rato.

2017 fue el año de un puñado de pequeños grandes proyectos de marca: el reposicionamiento de Libros Prohibidos, de un blog de reseñas de literatura independiente a una revista online. Una nueva identidad también para los premios Guillermo de Baskerville. Ambos proyectos de Javi Miró fueron posibles gracias a la inestimable colaboración de Victoria y de Anke. Ver por fin nacer las zapatillas sneaker casual Bimono, la evolución de la marca al producto y el lanzamiento en los circuitos de diseño correctos. Me congratula poder haber ayudado a Damián a conseguir el mejor diseñador de zapatillas del IED y la mejor empresa de diseño web. Ha sido también el año del nacimiento de la marca Howdazz, la innovadora consultora de cadena de suministro de Eduardo y Casandra. También fue un placer ayudar al director de Arte Angel Espinosa a definir e implementar su marca personal. Y colaborar con Wildwildweb en la creación de la estrategia y el nombre de un nuevo fast food de desayunos malagueños, Bocademia, la reinvención del Bar Santi. Asimismo lo fue la definición de la plataforma de marca de Alawa de Jimena y Gabriel. Y fue el año de nacimiento de Plázida, el primer coworking para nómadas digitales en Madrid, mi nuevo proyecto personal. La superidentidad creada por Jaime Fernández de Tata Friends ayuda a pisar muy fuerte.

Como siempre, hubo un puñado de proyectos que no salieron y algún caso de procrastinación flagrante como la actualización de la página web o la periodicidad de la newsletter de grasp sin actualizar desde principios de año…

2017 fue el año de la consolidación de mis desayunos con cariño. Candy, Ana, Reka, Rebeka, Vanessa, Anke, Cabo, Mika, Maria, Sylvia, Patricia, Andrea, Juana, Javier, Maura y Gonzalo…y muchos más. Gracias por compartir un trocito de vuestra vida conmigo.

Fue el año de decir adiós a un proyecto ilusionante y divertido, el primer meetup de branding de España, Brand the Gap que lancé con Geertje y John. Mi última charla fueron “Los 10 errores más frecuentes del branding”.

Otros hitos importantes fueron el taller con Sara, el mandala de visualización con Nuria, la meditación en seis fases de Omvana, la asistencia en Barcelona a la primera edición de The House of beautiful business,  la participación como voluntaria en la primera votación de Decide Madrid, los meses de coaching con Sofía Víctor, el Encuentro de mentes creativas del 23 de marzo en Dcollab de San Joaquín por el que conocí el programa RIC, la meditación floral de Vanessa, mi presentación en el primer Elevator tea  de Dcollab, el reencuentro con Live your legend y la participación en el network de las ConSentidas en Madrid

Especial mención merece el Curso de la RIC de 7 de abril al 21 de julio. Un lujo poder aprender con Juan Pastor, Antonio Fontanini, Aday Guerra, Carmen Bustos, Alejandro Castillo, Luis Miguel Garrido, Cristian Figueroa, Laurent Ogel, David James, Néstor Guerra, Pablo Jarauta, María García, Javier Martín, Pedro Moneo, Pablo Caño. Y por supuesto la incomparable Tatiana y mis compis, las risas y las mil y una cañas. Me siento muy afortunada de haber podido empezar a ponerle palabras, pensamientos, corazón y esfuerzo al proyecto Plázida en este entorno. Agradecer a mi profesor tutor Daniel Truran que me pusiera en el camino correcto y me abriera la puerta de Loom House donde Miguel y yo pudimos por fin materializarlo. Gracias Jose y Paula Almansa por haber confiado en nosotros y gracias Maria Montis por toda tu ayuda en el proceso.

Grandes fueron mis dos viajes internacionales: Lisboa para asistir con Miguel al macroevento de nómadas digitales DNX y Dublin para el congreso Coworking Europe en Dublín y la participación en el primer pitch europeo de coworkings presentando Plácida a mis pares. 

Mucha gente especial con la que he compartido momentos especiales. Gema, Sonia, Giovanna, Cristina, Sally, Luis, Lawrence, Merche, Monika, Lili, Jaime, Alberto, Elena…Y muchos otros que me olvido sin querer.

Mi pequeña participación en Sustainable Sunday del Congreso Sustainable Brands. 

Nuestro entrañable (de Giovanna y mío) networking mensual Guiri Business en el encantador Café Belén.

Un puñado de obras de teatro memorables con las actuaciones estelares de Alba, Susana, Laura, Aldo…

Si he de resumir el año destacaría que efectivamente, he logrado mucho más de lo que era capaz de imaginarme, que me he sentido querida, apreciada y que en el camino busco desesperadamente la magia, la sorpresa, lo inesperado, lo inspirador. Me encanta el pequeño mundo que he ido construyendo y disfrutar del camino dando -o intentándolo al menos- lo mejor de mi sin renunciar a mi libertad y a mis propias reglas.

Todavía no elegí mi palabra para 2018, aunque algunas ya me rondan por la cabeza. Y tu, ¿la elegiste ya?

¡Feliz 2018!

Etiquetas

Comentarios

1 |

Mil gracias Giulia! Yo también te quiero y de hacerte la competencia nada. Eso sólo con nosotras mismas! Un beso fuerte. 

2 |
Soy Giulia, me encanta haber leído tus metas y deseos... escribes tan bien que temo me hagas la competencia...Sabes que te quiero!!!
3 |
Precioso Irene! Tan solo te propondria 2 palabras para el 2018: "sigue asi!" Beso
4 |

Muchas gracias Nuria y Chus (¿eres Chus, no?...mi kk web no me identifica los comentarios...). Me encanta y me emociona que os haya gustado. Y ya sabeis, elegid con cuidado una palabra poderosa para 2018...

5 |
Wowww Irene!!! Me ha encantado! Un besazo, Nuria Endivia
6 |
No sabría por dónde empezar... si por ME HA ENCANTADO o por ENHORABUENA o por SIGUE ADELANTE... En cualquier caso HA SIDO UN PLACER LEERTE, NO DEJES DE ESCRIBIR

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA de imagen
Escribe los caracteres de la imagen.